Ir al contenido principal

Los lunares de quita y pon

Todos los seres humanos tenemos lunares, pero hubo una época en que estos se ponían y quitaban a merced de la moda, esta época es el S.XVII, el Barroco, que ha pasado a la historia por su riquísima ornamentación y por el uso excesivo del maquillaje y los lunares. ¿Quién no ha contemplado esos retratos barrocos en los que lucen enormes pelucas, trajes muy recargados y la tez pálida y adornada con falsos lunares? La mayoría de las veces se utilizaban para disimular alguna marca provocada por la viruela, enfermedad que asoló Europa durante este siglo.

En Francia, que estaba a la vanguardia (como diríamos ahora) de la moda, estos lunares tomaron total protagonismo, allí se les llamaban "mouche" (mosca) y las damas y caballeros se los ponían como un adorno más en su indumentaria, estos se guardaban en unas cajitas que serían las predecesoras de las polveras. Los lunares generalmente estaban hechos de terciopelo y otros se pintaban directamente en el rostro.
Aparte de un elemento puramente estético también tenían un significado para el coqueteo y la seducción, por ejemplo; un lunar junto a la boca de una mujer significaba deseo de flirtear, en la mejilla derecha que estaba casada, en la izquierda prometida y junto al ojo, que sentía una pasión incandescente.
Esta moda acabó con la revolución francesa, pero hemos visto a muchas divas sobre todo en el S.XX que se han pintado lunares ¿Y vosotr@s, lo habéis hecho en alguna ocasión?.


"Dama en el tocador" podemos apreciar como se coloca los lunares de quita y pon. Retrato de Francois Boucher.



Retrato de la reina Isabel de Farnesio reina consorte de España, casó con el rey viudo Felipe V. Mujer de gran belleza pese a las marcas de viruela en su rostro. Retratada por Miguel Jacinto Meléndez.


La reina Maria Luisa de Parma esposa de Carlos IV de España retratada por Goya. Un lunar en la sien derecha que parece un parche.


Entradas populares de este blog

Ethnic clutch

Lo étnico está de moda ya sea en ropa como en complementos, así que nada mejor como este tipo de bolsos si queréis seguir la tendencia de una forma más discreta y ponerle un toque único a vuestro look. Son ideales y muy versátiles, tanto de día como de noche me parecen una opción estupenda para sustituir al clásico bolso, yo ya tengo el mío ¿Y tú?

La sofisticación del turbante

¡Hola reinas!! Últimamente estoy viendo mucho el uso de este complemento, personalmente me parece muy elegante, atrevido y me recuerda a las divas de antaño, todo glamour y sofisticación.
Después de la segunda Guerra Mundial se puso muy de moda, para contrarrestar la sobriedad en el vestir que exigía la época y dar un toque de originalidad a sus looks.



Faldas años 50

La moda de la década de los años 50 es mi favorita, femenina, glamurosa, elegante y muy chic. Hay una prenda que está muy de moda y son las faldas de vuelo ¡Me encantan!!!.
En los años 50 llevaban un can-can debajo muy almidonado, en la actualidad sería un poco complicado entrar en el autobús o en el metro con semejante volumen.
Este tipo de falda, es de talle alto, con lo cual al marcar la cintura y entallar el busto, disimulamos caderas y muslos si son gruesos. El largo ideal, por media pierna o al ras de la rodilla, para las más altas con bailarinas quedan genial y las más pequeñas con unos buenos stilettos.
En la parte de arriba apuesto por blusas, camisas entalladas o las más atrevidas con un crop-top (ver más aquí) a la altura de la cintura.
Personalmente me encantan con flores XL y bien armadas, son una estupenda opción para una boda o una fiesta, elige un tejido rico como tul, brocado.................. y no defraudarás.

Aguamarina

Otros de los colores estrellas en la lista Pantone para la primavera-verano 2015.
Si en un post anterior os hablamos del color "marsala" un tono rotundo y de la tierra, el "aguamarina" es lo opuesto, sutil, etéreo, delicado, femenino, casi transparente, lo asociamos con el agua.
La tierra y el agua, el yin y el yang, los opuestos que se complementan,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,  Personalmente no somos muy de azules, pero ante el "aguamarina" caemos rendidas a sus pies.
Nos parece ideal combinarlo con colores muy claros o un "total look".